Confirmaciones se celebran en la catedral durante el año centenario

May 1, 2012

Según la ley Canónica, “El sacramento de la confirmación refuerza los bautizados y les obliga con más fuerza para ser testigos de Cristo mediante la palabra y de obra y de difundir y defender la fe. Por imprimir un carácter, enriquece por el don del Espíritu Santo, el bautizado a continuar en el camino de la iniciación cristiana, y se une más perfectamente a la Iglesia."

En el año del jubileo del Centenario de la Diócesis de Corpus Christi, el obispo Wm. Michael Mulvey está haciendo todas las confirmaciones en la Catedral de Corpus Christi, la Iglesia Madre de la diócesis.

Obispo Wm. Michael Mulvey, Obispo Emérito Edmond Carmody, y el Padre Ángel Montana concelebran la misa de las confirmaciones de San José y Nuestra Señora del Pilar en la Parroquia Catedral de Corpus Christi. (Mary Cottingham South Texas Catholic)
 
El obispo Mulvey empezó confirmaciones de este año en la Catedral el 31 de marzo con los candidatos de las parroquias de Corpus Christi de San José y Nuestra Señora del Pilar. Las confirmaciones de unos 2,000 candidatos continuará en la Catedral hasta el mes de mayo.

“Tener confirmaciones en la Catedral, lo hizo especial,” Yulisa García dijo.

“Esto es bueno, diferente, más simbólico. ¿No era lo mismo de todos dias,” dijo Charlette Valdez cuya hija Mia se confirmó con el grupo de Nuestra Señora del Pilar.

Con excepto de raras ocasiones, el obispo es el único que puede realizar el sacramento de la confirmación. Este año, el obispo emérito Edmond Carmody está ayudando a obispo Mulvey con las confirmaciones.

“La confirmación tiene que ver con confirmarlos con en el Espíritu Santo y para enviarlos como discípulos,” dijo el obispo Mulvey a los quienes participaron en su confirmación. “Nunca olviden lo que dijo Jesús, ‘el Espíritu del Señor está sobre mí y me ha enviado’. “

Cristo vino a predicar la Buena Nueva y mandó a sus discípulos a hacer lo mismo. Los recién confirmados, dijo el obispo, también están obligados a evangelizar o proclamar el Evangelio, que significa una buena noticia.

“Ustedes van a escuchar la palabra evangelización mucho, así que bale mas que se acostumbren a oír esta palabra”, dijo el obispo Mulvey. Él obispo los desafió a que sean evangelizadores no sólo con palabras sino también con su ejemplo, que requiere ser valiente.

La vida cristiana es todo sobre la vida de Cristo, no “como Cristo.”

“Que Cristo habite en ustedes,” dijo el obispo Mulvey.
Les dijo a los candidatos para la confirmación de que el fin de hacer una diferencia en su familia, la escuela, la sociedad y en el mundo, primero deben cambiar ellos mismos. Es muy fácil seguir a la multitud, para que la gente no va a ver “lo que estamos haciendo,” dijo el obispo.

Los candidatos para la confirmación de las parroquias de Nuestra Señora del Pilar y de San José escuchan al obispo Mulvey.  (Mary Cottingham South Texas Catholic)
“Esa no es la vida de un cristiano, no es la vida de un católico. Un católico se destaca, un cristiano se destaca y se nota que no, porque ellos quieren ser descubiertos, sino porque sus acciones son diferentes.

“Cuando una gente odia a otra gente, nosotros los amamos, donde otras personas están en busca de venganza porque alguien les hizo daño, nosotros los perdonamos, donde otras personas ven las necesidades de otros que tienen hambre y los ignoran, nosotros los ayudamos. Eso es lo que significa ser un discípulo de Cristo. Eso es lo que significa ser un seguidor de Cristo. Y eso es a lo que están siendo confirmado en el día de hoy-en la vida del cristiano, del católico,” dijo el obispo Mulvey.

El obispo invitó a los confirmados a cooperar con el Espíritu Santo a fin de cambiar. “Uno tiene que tomar una decisión todos los días. Yo no tengo que vivir como todo el mundo, quiero destacar, quiero ser diferente, de no ser notado, pero para ser un evangelizador de la Nueva Evangelización, para llevar a Cristo, para ser Cristo para los demás,” el obispo Mulvey dijo.

El obispo confiere el sacramento de la confirmación a través de la unción con el óleo santo crisma en la frente y proclama “ser sellados con el don del Espíritu Santo.”

Él extendió sus manos sobre todo el grupo y invoco la efusión del Espíritu Santo con las palabras: “Dios todopoderoso, Padre de nuestro Señor Jesucristo, por el agua y el Espíritu Santo le liberó sus hijos e hijas del pecado y les dio nueva vida. Envía tu Espíritu Santo sobre ellos para ser su ayudante y guía. Dales el espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de conocimiento y reverencia. Llene con el espíritu de asombro y admiración en su presencia. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. “

El Catecismo de la Iglesia Católica establece que “Preparación para la Confirmación debe tener como meta conducir al cristiano a una unión más íntima con Cristo y una familiaridad más viva con el Espíritu Santo, con sus acciones, sus dones y sus llamadas, con el fin de ser más capaz de asumir las responsabilidades apostólicas de la vida cristiana.”

Cada católico bautizado tiene el derecho y la obligación de recibir el sacramento de la confirmación, pero el candidato tiene la responsabilidad de elegir personalmente para completar la iniciación en la vida de fe de la Iglesia. La comunidad parroquial tiene una responsabilidad especial para la preparación de los candidatos.

En la Diócesis de Corpus Christi, los estudiantes reciben la confirmación al final de su segundo año in la escuela secundaria. La preparación es un proceso de dos años que comienza en el 9º grado. Extensa catequesis es necesario, distinto del programa de educación religiosa regular.

Para recibir la confirmación se debe recibir el sacramento de la penitencia. Los candidatos para la confirmación, como para el bautismo, deben contar con la ayuda espiritual de un padrino. Los patrocinadores deben participar con los candidatos en su preparación, así como la celebración. Es deseable-para enfatizar la unidad de los dos sacramentos-a elegir, como uno de los patrocinadores la misma persona que sirvió como padrino para el bautismo.

Los padres también juegan un papel importante como un compañero espiritual y consejero; juntos, los padres y el niño aprenden y crecen en la comprensión de las tradiciones y creencias católicas. Como parte de su continuo apoyo y testigo, a los padres se les pide que asistan a las sesiones de catequesis previstas por la parroquia.

“Confíen en el poder y la fuerza de Dios. Cuando esto ocurre, verán sus vidas cambiar y esto es el hermoso transformación del Espíritu Santo. Ustedes se convierten en alegría, se convierten en personas en control de sus vidas y que saben la diferencia del bien y el mal,” dijo el obispo Mulvey a los que confirmo. 

Search Site